Prevenir el uso de violencia – Psic. Jimena Díaz

La violencia es efectuada principalmente como una forma de ejercer poder y control sobre alguien más, y puede estar, en muchas ocasiones, ligada a las respuestas emocionales de la persona que la ejerce; por eso se asocia a las crisis de enfado, ira, frustración, decepción, entre otras emociones consideradas “negativas”.

Es posible controlar dichas emociones. Para manejar una crisis emocional y no llegar a ejercer violencia, puedes tomar en cuenta lo siguiente: 

  • Reconocer las señales en tu cuerpo: agitación del corazón, tensión muscular, sensación de calor, presión en el pecho y cabeza, respiración arrítmica, o cualquier otra alteración en tu cuerpo,
  • Identificar y acepta tus emociones:  busca definir cómo te sientes y reconócete, de nada sirve negar que estás enojado, frustrado o ansioso.
  • Identificar los pensamientos distorsionados: son aquellos que no te ayudan a calmarte, sino que alimentan más tu malestar. Por ejemplo: no me entiende, quiere tener la razón, si ella no fuera así, yo no estoy equivocado, etc.

Una vez que eres capaz de lo anterior,  tal vez te preguntes qué puedes hacer ahora. El tiempo fuera es una práctica que te permitirá salir o alejarte de la situación de conflicto para: 

  1. Tomar en cuenta que ejercer violencia es una decisión y como tal puedes elegir no hacerlo.
  2. Es importante reconocer cómo te sientes y expresar lo que necesitas en ese momento (tiempo, distancia, calma). 
  3. Calmarte: mediante una respiración consciente y profunda podrás pacificar tu cuerpo, reduciendo la exaltación emocional lograras pensar mejor las cosas.
  4. Encontrar otras posibles soluciones a la situación de forma asertiva y alejadas del ejercicio de la violencia. 

Así es: tú tienes la capacidad de reducir los riesgos y generar prácticas que evitarán agravar o causar más daño a las personas o a uno mismo. Por ello, durante una crisis:

  1. Evita consumir bebidas alcohólicas u otras sustancias.
  2. No conduzcas algún tipo de vehículo automotor.
  3. Si te encuentras realizando alguna actividad que requiera concentración, por el riesgo que implica, será mejor que te tomes un respiro.

El desahogo emocional es importante, así como hablar de lo que sientes y piensas, pero no todas las personas están capacitadas para escucharte y ayudarte a encontrar una posible solución. Por ello:

  1. Solicita una sesión con un especialista que te escuche y oriente para controlar tus emociones.
  2. De no ser posible contar con alguien sensible o capacitado para la escucha, puedes hablar con un ser querido, amigo o persona de confianza.
  3. También puedes escribir tu experiencia durante una crisis tomando en cuenta tus reacciones corporales, emocionales y mentales.

Es importante que sepas que también ejercemos violencia sin necesariamente estar emocionalmente desbordados o en crisis, esas formas de violencia también deben de trabajarse. Existen estrategias que te pueden ayudar a relacionarte de una manera más eficaz.

Es común que los seres humanos nos enojemos o frustremos, pero no es justificación para ejercer violencia. Es necesario que aprendamos a tomar responsabilidad de nuestros actos y por nuestra vida.

Psic. Jimena Díaz Bolaños

Jimena Itzell Díaz Bolaños es licenciada y maestra en Psicología por la Universidad Autónoma del Estado de México, cuenta con 14 años de trabajo psicoterapéutico en el ámbito privado así como impartiendo clases y tutorias a nivel Universitario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *