RH: Recursos verdaderamente humanos

Como avalancha, la pandemia por COVID-19 arrasó con la normalidad del mundo en muchísimos aspectos. No discriminó sexos, edades, ni clases sociales, mermando más allá del ámbito sanitario de la vida cotidiana. 

Son muchas las pérdidas que todo esto ha representado, especialmente en lo económico y laboral, comenzando con los ingresos de las empresas, que repercuten finalmente en el capital humano que pueden sostener. Los niveles de desempleo se dispararon y, por lo tanto, hay mucha demanda de empleo con poca oferta. 

Aquí es donde las áreas de Recursos Humanos de cada institución juegan un papel vital para mantener una estabilidad tanto dentro como hacia afuera de la empresa, haciendo valer de manera efectiva y recalcando la parte humana de sus funciones. 

 

Empatía como piedra angular

En la conciencia de cada uno de nosotros debería regir el pensamiento de que vivimos de manera distinta una situación común, como lo son las consecuencias de la pandemia. Así como personalmente sentimos, percibimos y reflejamos lo que esta crisis hace en nuestra vida, el otro hace exactamente lo mismo. 

La gente se encuentra sensible por lo que viene arrastrando desde el momento en que la cuarentena comenzó, porque no estamos acostumbrados a lidiar con situaciones como esta. Mucho tiene que ver también con la fortaleza mental y la evolución que cada quien ha desarrollado en este tiempo. 

Sin embargo, como integrante de un área como RH, tanto hacia dentro como hacia afuera, la empatía debe tener preferencia al momento de comenzar cualquier proceso. Con los colaboradores de la empresa, estar al tanto de su contexto individual y familiar para una búsqueda integral de soluciones que beneficien a ambas partes; hacia aspirantes y nuevos prospectos, de igual manera, comprendiendo la situación en la que se encuentran para brindar el trato más digno posible. 

Recordemos que la pandemia ha significado, en su vasta mayoría, un entorno de pérdida en distintas facetas y presentaciones para cada quién: familiares, económicas, laborales, personales y/o emocionales. Tener esta consideración brindará un sentido verdaderamente humano a la relación entre empresa y trabajador o prospecto. 

Información como base

Dentro de este torbellino de cambios dentro y fuera de las empresas, un asunto resalta entre los demás: tanto intramuros como extramuros, la transparencia es la mejor manera de mantener una sana relación con el colaborador o futuro elemento. Hemos recibido tanta información de muchos lugares a la vez, que afrontar una situación, a la espera de saber si es verídica o no, genera un ambiente tenso en la relación individuo-institución. 

En el caso hipotético de una vacante dentro de la empresa, por ejemplo, para la que se abre una convocatoria, la claridad sobre la misma es importantísima para darle un sentido realmente humano al proceso de reclutamiento. Esto implica que la institución ofrece y la persona busca, para a la postre establecer una co-relación a beneficio de las dos partes. Los requisitos y habilidades deben ser propiamente comunicados, al igual que el estatus del proceso de cada aplicante. Recordemos que, en este contexto de pérdidas, una vacante representa una luz de esperanza para quienes buscan una nueva oportunidad para reponerse de los golpes que el mundo les dio. 

Por supuesto, también es aplicable dentro de la estructura, porque de igual forma hay que cuidar del equipo de trabajo con el que se cuenta. Cada colaborador ha vivido la pandemia de manera distinta, enfrentando pérdidas de distintas índoles. El colaborador puede necesitar apoyo en algún aspecto de su vida, mismo que la institución puede brindar en la medida de las posibilidades, con alternativas que beneficien a ambas partes. El acercamiento personal es el primer paso para conocer las necesidades que enfrenta el trabajador, pues puede existir una barrera de confianza que limite la comunicación de aspectos tan personales. 

Conclusiones

  • En este contexto de pérdidas, la empatía es la mejor respuesta para el bien común
  • La transparencia contrarresta la incertidumbre dentro y fuera de la empresa
  • Un acercamiento personal permitirá hallar alternativas que beneficien a empresa y colaborador

Psic. María Cinco

María Cinco Ochoa es licenciada en Psicología en el Instituto Tecnológico de Sonora. Realizó diplomados en Calidad e Intervención en Primeros Auxilios psicológicos. Cuenta con 8 años de experiencia laboral. Secretaria de educación y secretaria de salud, actualmente se encuentra laborando como jefa de Enseñanza y Psicóloga en el Centro Integral de Salud Mental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *